Fusionar dos webs puede ser un peligro o un éxito rotundo

Fusionar dos webs puede ser un peligro o un éxito rotundo

Hoy un tema muy chulo, vamos a hablar de qué ocurre cuando se fusionan dos o más webs. Cómo reacciona Google, cómo afecta al tráfico, visitas, ventas… todo eso lo vamos a contar hoy aquí.

Fusionando webs, experiencias y resultados

El tema de hoy es algo especial, tengo varias experiencias en cuanto a fusión de webs en los últimos meses y la verdad que cada una ha resultado diferente.

También algunos de vosotros me habéis preguntado por el método de fusión, cómo realizar todo esto para no meter la pata en cuanto al posicionamiento.

Empezamos por la primera cuestión:

¿Por qué fusionamos dos webs?

Existen diferentes motivos por los que juntar y unificar dos webs en una. La mayoría de las veces se trata de la unión de una web con objetivos informacionales a una web con objetivos comerciales. Por ejemplo, tenemos la típica empresa que gestiona un ecommerce en un dominio y un blog relacionado en otro dominio paralelo.

Esto es bastante habitual, sobre todo en ecommerces, la finalidad de la fusión es múltiple y tiene varias ventajas, sobre todo cuando el blog tiene tráfico y autoridad.

En primer lugar, unificamos la autoridad de ambas webs de forma que, al redireccionar uno de los dos dominios al otro, vamos a traspasarle parte de la autoridad que posee.

Esto implica que los enlaces entrantes que tenía el dominio que se redirecciona, pasan al dominio que se queda. Si se hace bien es algo que genera unos resultados muy buenos.

Otro de los motivos es llevar el tráfico que tenemos en un dominio a otro que pretendemos mejorar. Ya sabéis que el tráfico es una señal siempre positiva para determinar si una web es atractiva de cara al usuario o si no lo es.

Pero hay ocasiones en las que no tenemos ningún motivo de crecimiento, simplemente nos vemos obligados a fusionar una web con otra porque de alguna forma, una absorbe a la otra. Imaginad una empresa que cierra o que se traspasa a otra. Bueno la lógica es que se realice una fusión para que la gente que busque el nombre de la empresa que cierra termine llegando a la empresa que la ha comprado o absorbido.

Vistas estas motivaciones, vamos a explicar qué es lo que tenemos que tener en cuenta y cómo ejecutar una fusión de una forma correcta.

Cómo hacer una fusión de dominios sin perder posicionamiento

Ya tenemos claro cual va a ser el dominio que se queda y el dominio donante, ahora vamos a ver los pasos oportunos para que todo sea un éxito.

Como la teoría siempre es muy royo, os lo voy a explicar con un ejemplo muy reciente que tengo, la fusión de los domnios labarberiaonline.com y barberiaonline.com

A principios de agosto tuvimos la oportunidad de comprar una de las webs de nuestra competencia en el proyecto barberiaonline.com, ya sabéis el ecommerce de productos para la barba que gestiono.

La cuestión es que se trataba de un dominio con una autoridad mucho mayor que la nuestra, tenía un tráfico con el que nosotros estábamos soñando y una cantidad de palabras clave posicionadas tremenda.

Cerramos el trato con el propietario y en una semana teníamos todo el tinglado montado. Os voy a explicar paso a paso cómo lo hice.

  • Lo primero que tenemos que hacer es una tarea de matching. Algo muy pesado pero fundamental si queremos que todo quede perfecto. Analizamos la web que se va a fusionar URL por URL y decidimos un destino de redirección para cada una de ellas.
  • En este caso no solo se trataba de URL de producto, teníamos que hacer matching de páginas principales, categorías del ecommerce, categorías del blog y post del blog.
  • Como nuestro blog contenía algunos artículos de temática similar o igual a los que íbamos a migrar, comenzamos a realizar una fusión de los contenidos o sustituirlos por los que considerábamos mejores en cuanto a redacción y calidad del contenido. Todo esto lo generábamos en documentos de texto para no meter contenido duplicado en la web dado que el dominio a fusionar seguía online.
  • Una vez que generamos el documento con las URL de origen y de destino, pasamos esa información a redirecciones. Algo que posteriormente volcaríamos a nuestro fichero htaccess.
  • El momento de la verdad. Un jueves a las 12 de la noche, redireccionamos el dominio a fusionar apuntando a nuestro dominio. Volcamos las redirecciones al fichero htaccess y sustituimos los post a fusionar por los contenidos que habíamos preparado, publicamos los que no teníamos y finalmente la web quedaba redireccionada.
  • Hecho esto, desde Search Console, tenemos una opción para informar a Google de un cambio de dominio. Realizamos dicho trámite.

Hasta aquí sería el proceso y la verdad que todo salió perfecto.

¿Qué ocurre cuando fusionas dos webs?

Si todo ha salido de forma correcta, el tráfico llega de forma inmediata. Los contenidos posicionados por la web donante redireccionan a la web que le absorbe y no tiene mayor misterio.

En nuestro caso concreto, hice un seguimiento bastante intenso del proceso por el cual Google comienza a sustituir las URL donantes por las nuevas y aquí encontré varios casos diferentes que seguro que os van a sorprender, porque a mi me dejaron perplejo.

En primer lugar, teníamos publicaciones que eran nuevas y que habíamos creado simplemente por no perder el posicionamiento y tráfico de esos contenidos. Por ejemplo, la web donante tenía un contenido que era “Tintes para barbas”. Nosotros no teníamos ningún contenido previo con esa temática así que creamos un post con el contenido de la web donante, lo optimizamos de la misma forma e hicimos la redirección de uno a otro.

Lo que ocurrió es que el primer y segundo día, la URL que mostraba en los resultados de Google era la de la web donante. Hacíamos clic en ella y nos redirigía a la nueva URL con el mismo contenido en nuestra web. Todo normal y correcto.

A los dos días de realizar el cambio, Google sustituyó el dominio anterior por el nuestro. Fue algo directo, de esta forma ya no había una 301 cuando se hacía clic en ese resultado, directamente llegabas al post en el dominio nuevo. Muy rápido, dos días. Y esto sucedió en el resto de contenidos con el mismo proceso.

Sin embargo, no todas las URL se sustituyeron, de hecho algunas tardaron hasta un mes.

Os cuento otra de las sorpresas agradables que vimos durante este proceso.

Una de las principales palabras clave por las que luchamos es “Aceite para barba”, una palabra clave que tira a categoría de producto en nuestra tienda pero que en la web donante estaba posicionando para una entrada del blog.

Nuestra intención era hacer que las KW transaccionales o muy asociadas a producto fueran a la parte de negocio, por ello cogimos todo el contenido que había en el post de la página donante y lo integramos en el contenido de nuestra página de categoría de producto.

¿Qué pasó?... Te lo cuento ahora mismo.

Primero tengo que contarte cómo estábamos posicionando nosotros para la palabra “aceite para barba” con la página de categoría de producto. Precisamente estábamos oscilando entre la posición 15-11 en la segunda página de Google, lejos del tráfico ya os lo podéis imaginar. Sin embargo, el post de la web donante que estaba rankeando para la misma palabra, lo hacía en los puestos 7-8 en la primera página.

Sabíamos que podíamos malograr este buen posicionamiento de la página donante si la cosa salía mal, pero teníamos que intentarlo. Como os he comentado antes, fusionamos el contenido de la página donante con el de la categoría de producto y redireccionamos la una a la otra.

El resultado a los 2-3 días era que nada se movía. Seguíamos en las mismas posiciones. No fue hasta el día 10 cuando vimos el primer avance.

Las dos URL seguían coexistiendo en los resultados de Google pese a que las dos apuntaban al mismo contenido. La página donante tenia la URL posicionada en 8 puesto y nosotros habíamos saltado al puesto 10 por primera vez con la URL de categoría. Google estaba decidiendo que cojones hacía con esos dos resultados que llegaban a un mismo destino.

No fue hasta el día 15 que uno de los dos resultados desapareció, evidentemente el de la web donante y el posicionamiento de la URL de categoría mejoró subiendo hasta la posición 6. Nosotros ya estábamos tocando las castañuelas, todo un éxito para la estrategia, pero me empeñé en mejorar eso así que reoptimicé el Title de dicha categoría utilizando el de la web donante, de forma que se ajustaba mejor al contenido de texto al que llegaba el usuario.

Al mes brincamos a la posición 4 y 45 días después de la fusión llegamos al puesto 2 para una de las palabras clave más complicadas y de más tráfico en nuestro nicho. Un exitazo.

Este proceso de seguimiento lo hemos hecho con determinadas URL que consideramos prioritarias y en todas hemos encontrado unos resultados muy parecidos: mejoras considerables de posiciones, incremento de tráfico y nuevas palabras long tail.

Algunas cosas que considerar para que la fusión de las webs sea un éxito

Nuestro caso ha salido bien pero porque en todo momento hemos cumplido algunas bases de procedimiento que os paso a enumerar:

  • Relación temática entre la web donante y la final: si fusionamos dos o más dominios con temáticas diferentes la cosa puede tomar mucho más tiempo en estabilizarse.
  • Estrategia de asignación de contenidos: como hemos visto, es importante que sepamos qué vamos hacer con las URL o contenidos que no tienen su homónimo en la web receptora. Fusiones, nuevas creaciones, o redirecciones 410 son las posibilidades.
  • Proceso controlado al milímetro: ya has visto, URL a URL. Controlamos todo desde el inicio hasta la fase de absorción y cambio de las URL por parte de Google.

Y este es el proceso para fusionar dos o más webs. Existen una serie de pasos más técnicos, a nivel de redirección de dominio que son más complejos de explicar en un podcast y que si estáis interesados me podéis consultar por email en guillermo@holaseo.net


Solo te pido una pequeña contraprestación, nada, muy rápido. Pillas el teléfono y me dejas una valoración 5 estrellas y un comentario en la Aplicación de Podcast del iPhone o si eres de los que me escuchas desde Ivoox, un like y un comentario son las palomitas cuando vas al cine, puedes ver la peli sin ellas pero no es lo mismo.

Un saludo a todos y nos vemos la semana que viene. Abrazos!