InicioSobre miContacto

Crear traducciones en nuestra web sin morir en el intento

SEO On Page
February 03, 2017
6 min read

Hoy tenemos un tema muy interesante, cómo gestionar y realizar el proceso de traducción de una web, pensando tanto en el usuario como en Google. Va ser un programa completito seguro.

Cómo trabajar el SEO de una web multiidioma

Es uno de los casos habituales que nos encontramos, determinada web ofrece un producto o servicio que es susceptible de ser contratado o comprado por personas que no hablan el idioma original de la web. Por ejemplo, si soy una empresa de alquiler de motos acuáticas en Lanzarote, es posible que parte de mi público objetivo sean personas de habla inglesa por lo que quizá me interese traducir mi web a este idioma.

Tener una web en varios idiomas es algo buenísimo, siempre que sepamos que existe una demanda real en consumir nuestros contenidos en otros idiomas. No tiene sentido que si abro una web de mi panadería de barrio, donde pongo promociones locales, haga una traducción de 2 idiomas y todo el desarrollo que conlleva. Por eso os digo, tiene que ser algo que realmente lo demande el negocio.

Dicho esto, traducir una web no es algo sencillo en el que podamos generar páginas traducidas sin más. Para tener una web multiidioma que sea accesible y comprensible, tanto para motores de búsqueda como usuarios, tenemos que darle un tratamiento técnico y darle el desarrollo oportuno que se ajuste a lo que tenemos.

4 puntos clave antes de ponernos a traducir

Como os decía, no podemos ponernos a traducir a las bravas, hay que hacer las cosas con una serie de conocimientos técnicos, pero sobre todo hay que traducir los contenidos con un planteamiento adecuado tanto para el usuario final como para Google.

Traducciones nativas

Esto es algo que se pasa por alto en la mayoría de los casos. Cuando se realiza una traducción muchas veces se tiende a realizar un cambio de idioma de forma literal, palabra por palabra. Esto puede servir a modo rudimentario, pero si de verdad queremos conectar y transmitir a los consumidores extranjeros, tenemos que expresarnos en su idioma de forma nativa.

Te recomiendo que, si quieres traducir tus contenidos, acudas a un traductor nativo y le pidas una reescritura de dichos contenidos, de esta forma te aseguras que el enfoque es el que pretendes pero las formas de expresión son las habituales para el público inglés por ejemplo.

¿Necesito traducir toda la web?

Este es otro de los fallos que se observan habitualmente. Para realizar traducciones, suele generarse un clon de la web actual y trabajarse sobre esas páginas clonadas para insertarles el nuevo contenido traducido.

Esto provoca que tengamos siempre una página con su respectiva traducción, pero ¿es necesario?

En la muchas ocasiones no lo es. Esto genera páginas que terminan no siendo traducidas y provocan contenido duplicado ya que tenemos la versión original y la versión que iba a ser traducida pero que finalmente no lo ha sido.

El contenido no es lo único que debes traducir

Este es un podcast de SEO, que no se nos olvide jeje, por eso cuando traduzcamos páginas, también tenemos que traducir sus respectivas meta etiquetas, cambiar las URL… no solo pensando en Google claro, también en el usuario final.

Keyword Research adaptado al idioma

Esto es fundamental, la traducción literal de nuestro kw research en castellano, puede no funcionar con nuestro proyecto traducido.

Muchas veces encontramos que la traducción más literal no es la forma de expresión más usada, todo esto tenemos que trabajarlo en la fase inicial, incluso antes de la redacción por parte del traductor.

Hacer comprensible las traducciones para los buscadores

Ya tenemos claro cómo empezar a trabajar los nuevos idiomas con nuestro traductor, ahora es interesante saber cómo los vamos a gestionar técnicamente en nuestra web.

La primera decisión que tenemos que tomar es si vamos a utilizar un dominio para cada idioma, trabajando un multisite, si vamos a utilizar un subdominio para cada idioma, o si finalmente vamos a trabajar con subdirectorios.

Cada opción tiene una serie de pros y contras, por ello vamos a comentaros un poco por encima y así podéis decidir cuál se ajusta mejor a vuestras necesidades:

  • Nuevos dominios regionales: en este tipo de traducciones, se trabaja con los dominios regionales para cada uno de los idiomas. Por ejemplo para el ingles se suele dejar el “.com”, para el español el “.es” , el francés el “.fr”… y así con todo.
    Qué ocurre con esta forma de organizar las traducciones, bueno pues el primer problema es que tendremos que comprar todos los dominios, por lo que se eleva el precio de esta opción, además que puede ser que no tengamos libres los que necesitemos y haga que tengamos que replantear muchas cosas… También, al tratarse de dominios independientes, su autoridad también lo será.
  • Subdominios: esta es otra de las formas de plantearlo. Por ejemplo, podría traducir la web de holaseo.net con un subdominio para el inglés https://en.holaseo.net, en este caso los subdominios son gratuitos y nos ahorraríamos un dolor de cabeza, pero aun así, la autoridad no se comparte del dominio principal al subdominio, por ello también estamos perdiendo en este sentido. La parte positiva es que las URL quedarán muy limpias, y rápidamente ves que estás navegando en el idioma que sea.
  • Subdirectorios: esta es la última de las opciones y una de las más recurrentes. Aquí cada idioma se instala en una subcarpeta, dentro del mismo dominio, por lo que la autoridad se transmite también a estas páginas al contrario que con las anteriores opciones.

Dicho todo lo anterior, si estáis pensando en crear un proyecto que podría dar el salto a otros países, no recurráis al dominio .es, ya que quedaría muy incongruente tanto para el usuario como para Google, que utilices u dominio local para un servicio internacional… es un consejo.

El uso de la etiqueta HREFLANG

Desde 2011, Google nos recomendó incorporar en nuestros proyectos con varios idiomas una pequeña porción de código que ayudase a los motores de búsqueda a identificar el contenido traducido de cada página.

Es una pequeña etiqueta que se añade en cada una de las páginas que tiene traducción y que informa de la ruta donde se encuentra la página traducida y el idioma o idioma y territorio, de dicha traducción.

<link rel=”alternate” hreflang=”es” href=” https://www.holaseo.net/“/>

<link rel=”alternate” hreflang=”en” href=” https://www.holaseo.net/en/“/>

Podemos informar simplemente del idioma en el que está disponible dicha traducción, o incluso podemos añadir la información de orientación geográfica que tiene dicho contenido.

No es lo mismo realizar una traducción del contenido pensando en el usuario de Inglaterra que el usuario estadounidense. Para ello colocaremos en la etiqueta hreflang=”en-us” o “en-uk”

¿Donde colocamos este código hreflang?

Este código puedes introducirlo en varias partes, según más cómo te resulte.

Se puede colocar en la cabecera HTTP, se puede colocar en el contenido también, pero también podemos generar un sitemap específico con dicha información. Me parece algo súper interesante y que no se conoce demasiado.

¿Pero qué debemos colocar exactamente?

Como ya os he mencionado, informamos a Google las diferentes versiones de dicho contenido. Si os parece os lo explico con un ejemplo para que sea lo más gráfico posible dentro de las limitaciones de un podcast.

Imaginad que navegamos por una web con 3 idiomas, español, inglés y francés.

Si inspeccionásemos el código de cada una de las versiones, tanto la original como las traducidas, deberíamos ver los 3 links que conectan entre ellos mediante la etiqueta rel=”alternate” hreflang.

Las 3 tienen que tener la etiqueta también que apunta a su mismo idioma. Si estamos inspeccionando el código de la versión en castellano, deberá también mostrarnos el enlace con hreflang=”es” y la ruta de este idioma, que evidentemente es la misma en la que estamos navegando.

Etiqueta x-defaut

Por último, como concepto un poco más avanzado, Google nos da una opción extra cuando el contenido que tengamos en la web muestre varios idiomas al mismo tiempo o sea un contenido de transición hacia una de las traducciones del sitio.

Cuando estamos navegando y llegamos a la típica página que nos obliga a seleccionar el idioma para continuar navegando, existiría un problema porque no sabríamos qué idioma recomendarle a Google para dicho contenido, para ello nos recomienda que usemos el código “x-defaut”. Tiene algunos otros usos, pero más avanzados que si os interesa podemos tratar en otro programa.

Hemos llegado al final, es un programa un tanto denso, espero que os sirva a todos, tanto si tenéis un proyecto con varios idiomas o por si os lo planteáis en un futuro.

Gracias a todos los que me habéis dejado vuestras valoraciones en itunes y en Ivoox, y si no lo habéis hecho os agradecería un montón que lo hicieseis.

Muchas veces puede que penséis que este tipo de valoraciones no sirven para nada, pero no es así, a mi me ayudan muchísimo a conseguir visibilidad y con ello acuerdos con posibles patrocinadores, algo de lo que pronto puede que tenga noticias. Por eso, si tienes 2 minutos y aun no me has dejado tu valoración, te lo agradecería muchísimo si lo haces.

Un abrazo y nos vemos la semana que viene!!


Previous Article
Los problemas SEO de las páginas puerta

Categorías

Estrategias

Ecommerce

Link building

SEO On Page

Problemas SEO

Podcast holaseo

Post Relacionados

Los principales programas de Crawling SEO del mercado
December 31, 2019
6 min
Guillermo Gascón SEO
© 2021, Todos los derechos reservados.

Categorías

Podcast de SEONewsletterCanal YouTube

Social Media